Seguir por mail

3 jul. 2012

Alejandro habla de su nuevo disco

Alejandro Sanz reconoció que el título del álbum está inspirado en la frase del ex futbolista argentino Diego Maradona "la pelota no se mancha". "Le tengo mucho afecto a Diego y me encantó esa frase y la forma en la que Diego defendía de esa manera su actividad, el juego, el fútbol. Y lo que yo pido es respetar al arte porque respeto mucho mi profesión, y además es un pedido de reivindicación de la música”, sostuvo Sanz en una entrevista con Télam. En el mismo sentido, reflexionó que "la vida es un milagro y la música es lo que nos lo recuerda. La música le da mucha alegría a la vida y cambia la vida de las personas". Para este álbum el cantautor trabajó con el colombiano Julio Reyes y modificó su sonido y su búsqueda musical para plasmar solamente baladas. En ese sentido indicó que "solo hay baladas. Quería buscar un punto en el que resaltar la formación clásica a la hora de armonizar en los espacios y en los arreglos y hemos hecho posmodernismo mezclando sonidos de los 60, 70 con las tonalidades de esa época". "En estas canciones he hablado de las emociones que es lo que me gusta, hay situaciones reales también, historias, pero además quise hablar de la libertad y la juventud". Sanz insistió que en “La música no se toca”, "las canciones son más alegres, más positivas. Quizás porque he sido padre, quería hacer un disco que le guste a la gente y que pueda emocionarla". Sobre el reciente nacimiento de su hijo, Sanz explicó que no le dedica canciones a sus vástagos porque "me da vergüenza. Siento que hay millones de ojos mirando y me da pudor". Consultado sobre si dejó ingresar sus influencias en la placa, Sanz dijo que "solo mi forma de cantar que no puedo cambiarla, pero procuré que los arreglos no fueran en la dirección del flamenco". "Me pasó durante el proceso de composición, que recurría a las guitarras y la percusión en flamenco convirtiendo las canciones en cosas que no son, no era mi idea. Así que cambié las canciones más flamencas, las bulerías, pero he procurado que sea algo muy sutil", comentó. Respecto de la ley Sinde, sancionada en España para combatir la piratería, Sanz, una de las grandes víctimas de la copia ilegal digital de discos, opinó que la normativa "se ha hecho con buenas intenciones, pero la usaron políticamente. Entonces nadie se fijó en la repercusión social, en si servía o no". En ese sentido, especificó que "no quiero dramatizar más. Hay que combatir la piratería, y es importante que la gente sepa qué es lo ilegal”.“Cuando el gordo de Megaupload fue preso la gente se dio cuenta que no era ningún amateur o melómano, sino que lo hacía por placer y para que en el mundo existiera una gran biblioteca musical". Sanz deslizó que "ojalá todo fuera gratis, pero en relación a la piratería de los discos y las películas, está bueno apreciar que detrás de ella hay una mafia grande que no tiene nada de Robin Hood". Mientras que sobre la aguda crisis socioeconómica que vive España, Sanz consignó que "confío en mi gente. España ha salido de muchas situaciones malas y estas son situaciones cíclicas”. “El sistema económico en torno al cual está construido el mundo es el más injusto, pero igual creo en mi gente", reflexionó el artista quien criticó a las consultoras financieras que brindan el índice del riesgo país porque "es muy loco que todos estén informando a cada minuto el riesgo país como si fuera la presión arterial o el ritmo cardíaco de una persona”. "Me da mucha rabia que alguna gente haya ganado dinero con esta crisis y, encima, haya dejado a millones de personas desocupadas, en las calles", redondeó. Volviendo a la música Sanz contó que hace pocos días se reunió con Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina que están grabando nuevo disco para meter algunas guitarras y "como siempre hablamos de mujeres y de Buenos Aires”. “Con Joaquín estábamos muy atentos a como le va a Boca Juniors en la Copa Libertadores y ojalá gane ese torneo", expresó el autor de álbumes como “Más” o “El alma al aire".