Seguir por mail

20 oct. 2012

Toca Sanz a su fans

Su música no solo se toca, sino que se siente y mucho con su público regiomontano, y así fue la noche que vivieron 7 mil asistentes en compañía de Alejandro Sanz al recordar sus grandes éxitos y los de su más reciente producción discográfica. El cantautor español estuvo anoche en el Auditorio Banamex con localidades agotadas presentando su nuevo disco “La música no se toca”, pero definitivamente sus canciones “viejitas” son las que más disfrutan el público. Con una producción digna de admirarse en cuanto a iluminación y recursos escenográficos, el ex-coach de La Voz México apareció en el escenario a las 21:35 horas interpretando los temas “Llamando a la mujer acción” y “Cómo decir sin andar diciendo”. “Buenas noches, cómo están? Todo bien? A esta ciudad uno nunca se cansa de venir. Desde hace ya, no quiero decir, hace 20 años, se los voy a decir por si alguien no sabe la edad que tengo. Muchos años viniendo a esta ciudad, recibiendo el cariño de los regios, muchísimas gracias por estar esta noche aquí. Ojalá la pasen bien, así que si tienen algún problemita hay un perchero al fondo y ahí cuélguenlo”, dijo. Enseguida se escucharon “Se vende” y “Desde cuándo”, con los que definitivamente empezó a crear un ambiente más cálido entre todos los presentes, y más cuando continuó con un popurrí de “Nuestro amor será leyenda”, “El alma al aire”, “La Habana” y “Quisiera ser”. Sanz lució un saco en color negro, pantalón de mezclilla, su cabellera algo alborotada y entrecana, y con un poco de barba, arrancando los piropos de las regiomontanas que le gritan “papacito” y “cuero”, en muchos momentos. En el escenario lo acompañaron 6 músicos y tres coristas, mientras continuaba con “Camino de rosas” y otro popurrí conformado por “Enséñame tus manos”, “Para que me quieras”, “Hay un universo de pequeñas cosas” y “Me iré”. “Cómo va todo? Qué hicieron en este tiempo? Saben? Cuando me quise a dedicar a esto mi madre me dijo que estaba loco, me dijo que era una utopía dedicarse a esto. Los sueños por lo general son utopías, pero el otro día escuché que la utopía es una línea que está en el horizonte y si tú te acercas 15 pasos, ella se aleja otros 15 pasos, pero para eso está la utopía, para caminar”, expresó en otro momento. El artista estuvo muy platicador con su público regio y se mostró complaciente en todo momento, y por supuesto muy risueño durante toda su presentación, agradeciendo al público el haberlo acompañado esa noche. En la segunda parte de su presentación los ánimos se vieron incrementados cuando se escuchó “Cuando nadie me ve” y “Mi soledad y yo”, canciones que los 7 mil asistentes se convirtieron en su coro monumental. La canción más regia, según dijo, es sin duda “Corazón partío”, donde pidió que todos se pararan a bailar y no lo defraudaron porque en ese momento el auditorio se convirtió en una pista de baile, pero luego el ambiente perduró cuando se escuchó “No me compares”, tema de la telenovela “Amores verdadero”. Ya en la última recta del concierto, también estuvieron presentes “No es lo mismo” “Looking for paradise”, dedicada a todas las mujeres que sufren cáncer de seno, “La música no se toca” y “Mi marciana”, con las que se despidió. Pero faltaban dos de sus grandes éxitos, y regresó para cantarlos en un popurrí, se trataba de “Amiga mía” y “Y si fuera ella”, dejando un buen sabor de boca a sus seguidores alrededor de las 23:20 horas.