Seguir por mail

28 jun. 2013

Sanz enamora a Madrid por segunda noche consecutiva

 
Alejandro Sanz lo ha vuelto a hacer. Por segundo día consecutivo el maestro ha demostrado que sigue siendo el más grande ante un Palacio de los Deportes de Madrid abarrotado de seguidores que coreaban a gritos sus canciones, himnos ya, sin lugar a dudas. A las 22:00, tan puntual como la noche anterior, Alejandro Sanz aparecía en pantalla protagonizando un vídeo de Greenpeace de una campaña para salvar el Ártico. Sonaron las notas de "Llamando a la mujer acción" y "Cómo decir sin andar diciendo". Comenzaba otra noche mágica, cargada del mejor pop y las mejores vibraciones. Sanz se arrancaba: “Buenas noches, Madrid. ¿Qué va a pasar esta noche aquí? Algo bueno va a pasar", decía el maestro. Dicho y hecho. El público se entregó en cuerpo y alma desde el primer tema. Las miles de personas allí congregadas no pararon de corear ni una sola de sus canciones. Desde el principio hasta el final. En total, en sus dos fechas en Madrid, el genio de Moratalaz consiguió reunir a 30.000 personas y agotar todas las localidades. ¿A qué más cosas en esta vída se le podrían llamar éxito? Pronto sonaron "Quisiera ser" y "Camino de rosas" y todos querían que el tiempo se detuviera. "Corazón partío" fue una de sus canciones más aclamadas. ¿Pero cuáles no lo fueron? También "No es lo mismo" tuvo gran acogida y "No me compares". Parecía como si no hubieran transcurrido 20 años entre sus primeros éxitos y los más recientes. Sanz no paró de sorprender ni un momento, de tocar como un maestro cada palo y cada género de su estilo, desde el pop, al rock, pasando por el funky y el flamenco. Dos grandes bazas se guardó para el final: "Looking for Paradise" y "La música no se toca" brillaron más que nunca en directo. Para los bises se reservó "Amiga mía", "Mi marciana" e "Y si fuera ella". El público no podía estar más feliz.