Seguir por mail

20 jun. 2013

Twits de RLM

Del Twitter de RLM: "Qué gran concierto de @AlejandroSanz con las colaboraciones de lujo de @_MaluOficial_ @davidbisbal @jamiecullum @pabloalboran y ManoloGarcía" y "Más de 25.000 personas vivieron una noche inolvidable en Sevilla de la mano de @AlejandroSanz shrd.by/y1RMXL @diariosevilla"" Os subo la noticia:
"El público de Sevilla me deja sin palabras". Con este piropo se dirigía anoche Alejandro Sanz al coro de seguidores que abarrotaba la pista y las gradas del Estadio de la Cartuja, alrededor de 25.000 espectadores -el aforo máximo previsto por la empresa promotora-, durante el primer concierto del tramo andaluz de su gira. En plena forma y arropado por un espectacular y hermoso juego de luces y una banda mayoritariamente femenina, el cantante madrileño y sureño adoptivo arrancó su actuación con los dos primeros temas de su último disco, "La música no se toca",el que da título al trabajo y "Yo te traigo". "Sólo digo Sevilla y ya no tengo que decir nada más", fue el saludo inicial de Alejandro Sanz, que no paró durante toda la noche de expresar su afecto por la ciudad que lo recibía: "En mi infancia fue muy importante, le tengo que devolver muchas cosas", dijo antes de prometer una noche "llena de sorpresas. Sevilla, voy a por ti". Inmediatamente después interpretó el tema homónimo, que figura también entre su repertorio más reciente, y a continación salió al escenario Malú, la primera de las anunciadas colaboraciones de la noche. A dúo cantaron "Desde cuándo", de su anterior álbum Paraíso Express. "¡Encantado de estar aquí!", gritó el cantante tras la celebrada aparición de la cantante madrileña, y justo antes de atacar el tema, y después "Quisiera ser el aire". "Camino de rosas" y "Cuando nadie me ve", que marcaron el el tono general de la cita, un completo repaso a los éxitos de su discogafía al completo, precedieron a otro de los grandes momentos de la noche: la subida al escenario de David Bisbal eufórico, que junto a Sanz ondeó una bandera andaluza mientras entonaban el tema "Mi soledad y yo". "Feliz de estar aquí", en su rencuentro con un público que le adoraba, el cantante recibió a otro de sus invitados estelares, Jamie Cullum, que le acompañó también al piano. Versiones nuevas de temas de siempre, el himno intergeneracional que es ya "Corazón partío" y mucha complicidad con su auditorio -"tendré que tirar de repertorio de bautizos y comuniones porque no me quiero ir de aquí esta noche"- se encadenaron en una noche llena de sorpresas que, al cierre de esta edición, daba la bienvenida a Manolo García.