Seguir por mail

20 may. 2015

Alejandro Sanz presentó su nuevo disco: "Sirope"

"'Sirope' tiene muchas connotaciones. No sólo trata de lo que endulza, también tiene que ver con un grito de guerra que hacemos en un local en Miami donde nos juntamos a tocar varios músicos como Juanes, Maná y Lenny Kravitz", expresó Sanz durante una conferencia de prensa. El cantante explicó la portada del álbum, que incluye su rostro con una singular expresión. "Es un rostro que está un poco harto de tanta dulzura. Es irónico", dijo con humor. En la misma línea expresó: "El tipo de sonido que surge en el disco es el sonido de lo que venimos trabajando en Miami. Es acústico y tiene mucho que ver con el funk, rhythm and blues y rock and roll, lo dejamos fluir. Simplemente lo sofisticamos un poco y por eso se me ocurrió llamarlo así". El 11er. disco de estudio del cantautor español -que comenzó con notas de voz en su teléfono celular y que coprodujo junto al argentino Sebastian Krys- cuenta con la colaboración del dominicano Juan Luis Guerra en "Suena la pelota". "Aunque la canción no tiene bachata o merengue ni música tropical, eso vive en su voz. La pelota es como el tiempo, como la vida. Me gusta el tiempo, me gusta la vida y me tomo muy en serio la felicidad, y él también. Tiene una vida interior espiritual envidiable", explicó. Otro de los trece temas que compone el álbum es "Un zombie a la intemperie", el corte con el que se difunde el disco a escala mundial. "Trata sobre el ansia de aventura que tiene el hombre. Uno parece que huye de la felicidad y piensa que seguro hay algo mejor por ahí afuera. Pero cuando se da cuenta es un hombre que va sin rumbo concreto y está expuesto al frío y a la soledad, aunque me di cuenta de que existen otros significados", manifestó. "Se usa mucho la metáfora como herramienta dentro de la composición pero muchas de esas metáforas están cargadas de mensajes de tu propio subconsciente. Cuando se me dio por la pintura leí una frase de Picasso que decía 'el tiempo también pinta' y con la música pasa igual. Además del tiempo compone, el subconsciente también compone", reflexionó. Y agregó: "Cuando te pones a trabajar en los arreglos, te olvidas de la letra porque estás pendiente de los detalles puramente musicales. La canción te empieza a contar todas las cosas que tu has ido escribiendo sin darte cuenta dentro de ella, es mágico. Estoy convencido de que las canciones tienen vida propia".