Seguir por mail

9 may. 2015

“Estoy convencido de que la música cura”, dice el cantante Alejandro Sanz

 
Con más de 25 años de trayectoria musical y diversos premios, el cantautor español Alejandro Sanz llegó a México para promocionar su álbum más reciente "Sirope", al que describe como "un antídoto, ya que la música cura el alma y el cuerpo". "Tenía una ilusión grande de presentarlo aquí en México, este disco me llevó año y medio de trabajo, y ahora que lo tengo en manos sé que el resultado fue lo que quería. Siempre trato de hacer algo nuevo, de sorprenderme a mí y al mismo tiempo sé que si lo logro, sorprenderá también al público. Es importante que cuando escuchen el disco o bajen una canción encuentren algo diferente porque si no es muy aburrido. Este álbum es algo diferente a todo lo que hecho, lo fundamental fue la diversión, si no hay ese elemento no hay buen trabajo. Este es un homenaje a la música por el placer de la música", destacó el compositor en conferencia de prensa. Al preguntarle los detalles de su nueva placa musical de estudio, Sanz comentó que la grabó en Miami y que en todo momento estuvo al pendiente de cada detalle, ya que su idea sobre lo que deseaba la quería intacta. "Fue complicado, porque yo no quería que nadie le moviera nada, cuando llegó el productor Sebastián Krys le mandé un correo de bienvenida y cuando llegó me dijo: '¿Puedo salir del aeropuerto?'. Fue algo chistoso, aunque en ese momento era complicado para mí, ya que cuando se acercaba a la computadora yo me ponía tenso porque no quería que tocara nada. Finalmente, todas las personas que participaron en él terminaron por apoyarme en mi objetivo", detalló. En cuanto al título del álbum, Sanz sostuvo que cuando trabajan todos los músicos se desprendía una energía muy dulce, "como un jarabe de alegría, por ello 'Sirope'. Además estoy convencido de que la música cura y tengo pruebas fehacientes; amigos y gente que han tenido problemas y gracias a la música lo superan”, dijo Sanz en una conferencia de prensa. “Este mundo estaría más enfermo si no existiera la música”. Respecto a las canciones, el décimo disco de su carrera “es un homenaje a la música por el placer de la música”, que es una “mezcla equilibrada de pop, un poco de rock, funk” y su característica voz de flamenco, explicó y describió que todas son muy especiales. "Por ejemplo, en 'Capitán tapón' fue algo muy especial, para mi fue una experiencia grata, pues mi hijo Dylan viene todas las noches a despedirse de mí al estudio, antes de irse a dormir, y me tocaba el piano, desafinaba las guitarras… me volvía loco, entonces pensé ‘¿cómo podía quitarme a este niño de encima sin que la mamá se enfade?’ y decidí grabarle dentro del tema. Yo sé que cuando tenga 30 años le va a encantar la canción, pero cuando tenga 14 o 15 años la va odiar, porque los niños a esa edad odian todo lo que su papá hace”, resaltó. ¿Qué tanto influye la paternidad en su música? “Influye en todo, una vez que se abre esta puertecita en la que entra este ser nuevo, cambia tu vida para siempre, estuve a punto de hacer las percusiones con pañales en mano… pero es muy bonito, una de las cosas más bellas de tu vida, a quien no sea padre, se lo recomiendo”. Aprovechando que se acerca el 10 de mayo, Sanz también confesó que uno de sus nuevos temas está dedicado a las madres: “En el disco hay un par de temas dedicados a las madres. ‘La vida que respira’ habla del momento en el que realmente una mujer da a luz a una nueva vida”. Y de otro de sus temas, "Suena la pelota", a dúo con el dominicano Juan Luis Guerra, Sanz dijo estar impresionado por su profunda fe que le permite vivir sin miedos: "Juan Luis es un hombre con una riqueza interior impresionante y una fe envidiable, es un tipo que no tiene miedo a casi nada y eso es envidiable", señaló. Al preguntarle sobre su participación en el "reality show" "La banda", el cantante de "Amiga mía" destacó que está muy contento de intervenir en un programa que formará nuevos talentos. "Intentaremos crear una banda de músicos y que de verdad se lo crean, para que algún día puedan ser como el británico Robbie Williams, quien salió de una de ellas y ahora es un gran músico", mencionó. Destacó que se reúne constantemente en un estudio de Miami con músicos como Lenny Kravitz, Juanes, Marc Anthony, entre otros, con el objetivo de grabar música que sale en ese momento. "Lo que hacemos es espontáneo, nada planeado. Además de que es un laboratorio en el que queremos darle la oportunidad a músicos que no tienen disquera para darse a conocer", abundó. Alejandro Sanz se vio presionado a hablar de temas ajenos a su carrera y al responder sobre la monarquía española, dijo preferir al rey que a muchos gobernantes de su país. “En España el papel de la monarquía es puramente representativo; yo veo la figura de Felipe VI y no me parece mal que nos represente, es más, me gusta más que nos represente él que muchos de los políticos que pasan por la Presidencia, a veces (les) dices no me representes”, señaló el artista de 46 años. Los periodistas preguntaron a Sanz si "No madura el coco" estaba dedicada a Nicolás Maduro. “Empecé escribiendo en esa dirección, pero en algún momento dejé de hablar de política y empecé a hablar de la tierra, de Venezuela, de Cuba, o de los sitios en los que no se está viviendo la situación idónea de democracia; quiero que lo entiendan así; obviamente él (Maduro) no la va a entender, estoy convencido”, apuntó. Esa mención a Cuba no fue la única en la plática con los medios de comunicación porque en una parte de ella se extendió para elogiar la música cubana.“Es una de las grandes rítmicamente, armónicamente y en todos los aspectos; he trabajado con muchos músicos cubanos y he aprendido mucho del son cubano. Cuando empiezo un disco siempre hay reminiscencias de la música cubana, hay un momento que sale un soncito o una timba”, comentó. El disco nuevo cuenta con la participación del trompetista cubano Arturo Sandoval, a quien Sanz calificó como uno de los mejores del mundo, además de que mantiene su raíz de la nación caribeña. Alejandro Sanz continuará con su gira promocional de "Sirope" y regresará a México el 29 de enero de 2016, para ofrecer una serie de conciertos en el Auditorio Nacional.