Seguir por mail

11 ago. 2015

Gira 2015 - Demasiado ‘Sirope’ para pocos comensales en el concierto de Alejandro Sanz en Ibiza

@Noudiari/ “La gente está en la playa. Ahora recogen las toallas y vienen para acá”. Con esta frase comenzó el concierto del cantante Alejandro Sanz, que reconocía con humor el ‘pinchazo’ de público al ver el estadio de Can Misses a la mitad de su capacidad. En cualquier caso, consiguió congregar la nada despreciable cifra de 6.500 personas en el concierto de este lunes, el primero de los dos previstos para este mes de agosto dentro del programa Estiu Jove (el segundo será el de Pablo Alborán el próximo día 20). A falta de hacer números, desde la organización han asegurado que se han vendido 6.500 localidades, de las 8.000 entradas previstas, en un estadio con capacidad para unas 26.000 personas. Quizá el precio de las entradas (a partir de 50 euros), haya tenido algo que ver. A las 22.15 hs. arrancaba este concierto, enmarcado en la gira ‘Sirope’, con la que el cantante está recorriendo los escenarios de medio mundo. Con apenas quince minutos de retraso, el artista saltaba al escenario, arropado por la gran ovación de un público entregado, que no veía a Alejandro Sanz en Ibiza desde hacía ya 20 años y entre los que se encontraban rostros conocidos como los del ilusonista Anthoni Blake o al actriz Ana Duato (‘Cuéntame cómo pasó’). Y Sanz se portó. Dos horas de concierto en el que el cantante interpretó algunas canciones de su último trabajo, pero en el que predominaron los temas de sus álbumes anteriores, algo que el público agradeció coreando éxitos como ‘Looking for paradise’, ‘Corazón partío’, ‘Mi marciana’ o ‘No es lo mismo’. La entrega de los asistentes, todo hay que decirlo, fue proporcional a la antigüedad de las canciones, síntoma de que algo ha cambiado en el estilo musical del cantante, quizá no para mejor como reconocían algunos de sus fans. Uno de los momentos más intensos de la noche se hizo esperar. Al filo de la medianoche, Alejandro Sanz soltaba su guitarra, que le acompañó durante todo el concierto, para sentarse al piano y comenzar a despedirse con la canción ‘Lo ves’ (1995), para después ofrecer un par de temas más a los asistentes, que no dudaron en pedir al artista “¡otra, otra!”. El sonido no era todo lo bueno que cabría esperar, pero quedó compensado por una escenografía y una iluminación dignas de una estrella de talla mundial. Entre bromas sobre su capacidad de baile, la música de una banda de músicos que estuvieron más que a la altura y las impresionantes voces de algunas de las mujeres que le acompañaban en el escenario, transcurrió un concierto en el que también hubo algún susto. Y es que los voluntarios de Protección Civil tuvieron que prestar ayuda a una joven seguidora que, entre el calor y la emoción, sufrió un desmayo. Mientras tanto, el artista, entregado sobre el escenario, sin dejar un momento de descanso y jaleando a un público que en todo momento siguió el juego del cantante. La parte negativa, en la organización y los precios de las consumiciones. Un caos absoluto en la entrada, una cola interminable y personal que apenas sabía dónde ubicar a la gente y mucho menos a la prensa. Y en el bar, botellines de agua a 3 euros, cervezas a 4 y combinados a 9 euros, nada que envidiar a cualquier local de ocio nocturno, aunque cabría esperar precios ‘populares’ en un evento de estas características. Este es el link y podéis ver más fotos del concierto:
http://www.noudiari.es/2015/08/demasiado-sirope-para-pocos-comensales-en-el-concierto-de-alejandro-sanz-en-ibiza/