Seguir por mail

25 nov. 2015

Alejandro Sanz y Viña del Mar: "Solo los grandes festivales sobreviven a momentos difíciles"

A cuatro años de su último paso por la Quinta Vergara, Alejandro Sanz volverá a Chile en febrero próximo para ofrecer su cuarto show en ese escenario y además realizar un concierto individual en Movistar Arena. Es en el marco de la promoción su último álbum que Sanz llegará a la Quinta Vergara por cuarta vez (estuvo en 1994, 2001 y 2011), una historia en la que ha visto de cerca los altos y bajos del evento, tal como comentó a Cooperativa. "El Festival es como una persona o como un artista. Ha pasado por diversas etapas, algunas en que parecía que perdía fuerza, pero ahora goza de una salud increíble. A pesar de que alguien me pueda decir lo contrario, creo que el Festival goza de una salud envidiable. Tuvo épocas que no fueron tan buenas, pero solo los grandes festivales son capaces de sobrevivir a momentos difíciles. Yo creo que el Festival de Viña del Mar ha demostrado que quiere seguir siendo un referente dentro de la música en español". Sanz tiene presente en la memoria su debut en Viña en 1994 hasta donde llegó cuando tenía 26 años, un look casi adolescente y recién se hacía conocido en Chile con su tercer álbum, "Si tú me miras". Un desperfecto en el sistema de sonido lo obligó a dejar el escenario sin completar su show, aunque al día siguiente Miguel Bosé hizo algo de justicia invitándolo a cantar con él en su presentación. "Recuerdo la primera vez como una noche muy bonita porque la reacción del público conmigo fue tan bella, que en el momento fue como un flechazo. Recuerdo el aplauso de la gente y el modo en que me despidieron y la paciencia que me tuvieron. Con el caso de Miguel, sigo teniéndole mucho cariño y mucho respeto. Son muchos años y aquel gesto, entre muchos otros, no lo voy a olvidar en la vida". "Sirope" es el undécimo disco de estudio de Alejandro Sanz y, aunque mantiene su estilo lírico tradicional con canciones de amor romántico y homenajes a sus hijos, muestra también cierta variación rítmica, con exploración en el funk, algo de rock y también flamenco. "A mi me gusta la música en general. Desde muy pequeño me gustaba el flamenco y el rock, las baladas, la música folk, en fin. En este disco intenté hacer algo diferente, divirtiéndome desde el minuto uno hasta el último. Me encerré en un estudio de grabación, diseñé una batería, diseñé unas líneas de bajo y sobre eso construí las canciones. Salieron un poco más movidas, con este funk, pero en realidad es música. Sigo siendo fiel a lo que me parece que en cuestión de sonoridad es bueno o no lo es. Hay muchas canciones que se quedaron en el tintero que a lo mejor servirán en otro momento. Pero no es algo que uno planee, afortunadamente hago lo que más me gusta en el mundo y de ello vivo. No puedo serle infiel para marcar lo que tengo que hacer en el próximo disco y quedar bien con no se quién". Alejandro está participando por estos días como jurado en la versión norteamericana del programa "La Banda" de Univisión, donde se busca a los integrantes de una nueva "boy band" latina, con los ingleses One Direction como modelos. El español explicó a Cooperativa sus razones para aceptar este desafío. "Es un programa en televisión de música, con lo cual ya hay que celebrarlo, porque no hay tantas opciones de eso. Y si tiene la oportunidad de ayudar a algún chico, hay muchos de ellos que vienen de barrios muy pobres de Florida o diferentes partes de Estados Unidos, pues qué mejor. Y lo que me divierte muchísimo es que voy todos los días como a una oficina, y para alguien como yo que está todo el día viajando, eso es como muy novedoso". Pero la labor no deja de tener dificultades, apunta Sanz. "Definitivamente cuando tienes que decir que no. Yo que en mi vida he sabido decir que no, he hecho un curso intensivo y es muy difícil. La verdad es que uno aprende mucho de estas cosas y una de las que he aprendido es que el halago es uno de los regalos más envenenados que te pueden hacer en la vida. Es mejor que te sepan hacer una crítica constructiva a tiempo a que te estén halagando, pasando la manita por el hombro y diciendo qué bueno eres. En ese aspecto he aprendido mucho de un programa como este". A diferencia de muchos cantantes románticos y del mainstream latino, Alejando es un hombre que no tiene problema en expresar sus opiniones sobre la contingencia sin preocuparse del rechazo que pueda generar. Al momento de esta entrevista se refirió a las aspiraciones independentistas de Cataluña, que se encuentran detenidas constitucionalmente en la actualidad por el gobierno de Mariano Rajoy. "Yo creo que ya que hablan tanto de democracia deberían escuchar al pueblo, porque en el parlamento los independentistas perdieron en votos. Más la mitad del pueblo catalán no quiere ser independiente, después lo que pasa es lo de siempre, en el parlamento catalán o el parlamento que sea, al final, la forma de contabilizar los escaños hace que unos cuandos se adjudiquen el poder y empiecen a decidir por todo un pueblo. Me da mucha tristeza, no es ningún secreto todos los problema de corrupción que tienen". Alejandro llegará a Chile en febrero próximo para presentarse el miércoles 24 en el Festival de Viña y el viernes 26 en el Movistar Arena de Santiago (un concierto donde mostrará un setlist completo y toda la iluminación que no podrá llevar a la Quinta Vergara). Las entradas ya están a la venta en el sistema Puntoticket: los boletos para el show en solitario cuestan entre 207.000 y 28.750 pesos, mientras para Viña los valores van entre los $22.700 y los $205.700. Este es el link:
http://www.cooperativa.cl/noticias/entretencion/festival-de-vina/show/alejandro-sanz-y-vina-del-mar-solo-los-grandes-festivales-sobreviven-a/2015-11-23/162249.html