Seguir por mail

1 mar. 2016

Alejandro Sanz cautivó a sus fans rosarinas en un show de alto impacto

Carismático, seductor y portador de impronta andaluza, Alejandro Sanz sí que sabe cautivar a su público. El cantante español hizo vibrar Rosario en un concierto signado por sus grandes éxitos, el domingo en el salón Metropolitano, en el marco de su gira mundial “Sirope”. Su entrada fue triunfal: a las 21:15 el artista irrumpió caminando entre la gente, junto a sus músicos y las fans enloquecieron. De jean y saco negro, Sanz fue ovacionado por más de 4 mil personas que colmaron el salón ubicado en el Alto Rosario. “El silencio de los cuervos”, de “Sirope”, el decimoprimer álbum de su discografía, fue la encargada en inaugurar el repertorio de más de quince canciones. “Muchas gracias Rosario”, fueron sus primeras palabras en este concierto que inauguró una seguidilla de shows que realizará en Argentina, hoy en el Orfeo Superdomo de Córdoba y el jueves 3 y el sábado 5 en GEBA, Buenos Aires. El piano inauguró “Desde cuando”, el primer tema romántico de la noche que prometía dos horas de suspiros. Siguió en la lista “Quisiera ser”, el hit de su álbum más popular “El alma al aire”, editado en el 2000, que tenía entre sus canciones “Una Noche”, con el dúo The Corrs. La puesta en escena fue una de las estrellas de la velada con una estructura móvil de triángulos de colores que subían y bajaban del techo, acompañada de pantallas leds de última generación y cámaras en vivo que mostraban en vivo y en directo todo lo que sucedía arriba del escenario. Así “La música no se toca” fue uno de los momentos más poéticos cuando el fondo del escenario se transformó en un magno océano, ese mismo que no permite separar al cantante de sus fans eternas. Con más de 25 millones de discos vendidos en todo el mundo, Sanz es autor de todas sus canciones y es el artista español con mayor número de premios Grammy (19 latinos y 3 americanos). El nivel de excelencia de su concierto así lo demostró, y la calidad de sus canciones eternas hicieron que cada minuto valga la pena. Pasada la mitad del show, el español subió la apuesta y cantó sus éxitos “Amiga mía”, “Mi soledad y yo”, en un dúo muy potente junto a una de sus coristas, e “Y si fuera ella”. Con casi 30 años de carrera, el astro español confesó en una entrevista reciente con Télam cuál es su secreto a la hora de componer: “Siempre hay una inquietud volando en la cabeza y en el corazón. Hay que estar preparado para bajarla y ponerla en tu canción. Me dedico mucho tiempo a escribir la letra de mis canciones y procuro decir lo que quiero decir y dejarle libertad a quien escucha para poder imaginarlo”. El romanticismo sobrevoló todo el show en cada estrofa mientras Sanz le cantaba a cada una de sus fans, en su 90 por ciento mujeres, como de costumbre. El clímax de la noche llegó de la mano de “Corazón partío” en una versión fiel a la original, que despertó la lujuria de las fans y fue la más aplaudida. Un galán de pocas palabras pero con la capacidad de transmitir conceptos claros y la belleza de la poesía, de lo que un verdadero artista sólo es capaz. Sobre el final, el artista se soltó y mantuvo un extenso diálogo con sus seguidoras y explicó su silencio: “No es que sea mala persona pero no me gusta hablar mucho”. Y agregó: “Están muy bellas todas. La ciudad esta muy bella, felicidades. ¡Rosario no se dice, se grita!”, expresó eufórico el cantante antes de presentar “Looking for paradise” y “No es lo mismo”, de las últimas canciones que le dedicó a todas sus fans. En los bises, Sanz redobló la apuesta y se sentó en el piano para brindar la interpretación más intimista de la velada, “Lo ves”, que despertó suspiros y emocionó hasta las lágrimas. "Pisando fuerte” y “Viviendo de prisa” remontaron el auditorio al pasado, cuando su álbum homónimo salía a principios de la década del noventa. Esas fueron las elegidas para finalizar el show bien arriba, con un sonido electrónico potente que convirtió al Metropolitano en una pista de baile. Un show de altísimo nivel internacional donde los sonidos acústicos y una equilibrada mezcla de pop y condimentos de funk, rhythm and blues, rock and roll y el tono flamenco de la voz de Sanz, superó las expectativas de las fans que quedaron con el corazón partío. Este es el link:
http://www.lacapital.com.ar/escenario/Alejandro-Sanz-cautivo-a-sus-fans-rosarinas-en-un-show-de-alto-impacto--20160301-0003.html