Seguir por mail

25 abr. 2016

Alejandro Sanz se reencontró con su paraíso

Ante una luna menguante caprichosa que se rehusaba a taparse con las nubes que amenazaban con relámpagos refrescar la noche del domingo 24 de abril, con una dulce tormenta, se presentó Alejandro Sanz para llenar de romanticismo una vez más a Asunción, luego de seis largos años. El club Olimpia fue el epicentro elegido para recibir al cantautor español quien luego de que el grupo Dalí amenizara el estadio, se presentó ataviado con un traje negro luciendo un físico que se mantiene al paso de los años evidenciados en las canas que decoraban su pelo. Eran las 20:45 hs y al son de los instrumentos de la banda que acompañó a Ale daban pie a “El Silencio de los cuervos” , dejando en claro que la noche prometía bastos sentimientos. Mientras en el cielo se instalaba la inclemencia del tiempo, Sanz instalaba en el  escenario su carisma y arrancó la interacción con el público comentando el calor que cubría a la capital de Paraguay.  El cantante aprovechó el momento para recordar a los ecuatorianos que fueron azotados hace unos días por terremoto que causó estragos al país sudamericano. “Pasenla bien, disfrutenlo, hagan lo que quieran y gracias por recibirme en su casa”, expresó Sanz para dar rienda suelta al tema “Desde cuando”, el público coreó el tema con gritos que salían desde el alma, impregnando el amor y el romance en el aire. El popurrí de los clásicos de Sanz se avisoraba con el tema  “No me compares”, “Amiga mía”, y posteriormente, le tocó el turno a “Mi soledad y yo”, siguiendo con “Y si fuera ella”. El público demostraba que la emoción estaba llegando al climax cuando Sanz invitó a la vocalista del grupo paraguayo Dalí, Sol Pérez, para que lo acompañe en la interpretación de su hit “Corazón partío”. “Es un sueño para mi”, enfatizó Sol al momento de despedirse de Ale y del público que coreó el tema en su totalidad. Alejandro se mostraba enérgico y bromeaba cada tanto con las amenazas del clima “esos rayos de allá no son de producción”, destacó para sacar a los presentes del éxtasis al que los llevó las canciones del español. Siguió la cuota de humor cuando el artista mencionó que ya se comió un par de bichos que revoloteaban en el aire. “Ya me comí dos de estos bichitos que están bien buenos”, indicó Alejandro , el público replicó con carcajadas. La noche siguió, ante una platea que no demostraba cansancio sino que al contrario, exponía una sed insaciable del artista, Sanz no defraudó y dio cuerda a sus temas más nuevos, destacando a “Camino de rosas”. La banda que acompañó a Alejandro tenía una gran participación de mujeres que derrochaban talento tanto con el coro de voces como en la ejecución de instrumentos. Una de las coristas, a quien Alejandro presentó como Sara, se acercó al cantante para dar pie al siguiente éxito. “Ustedes son el paraíso para mí”, declaró Alejandro y  arrancó con “Looking for paradise”, erizando la piel de sus fans. Sanz anunciaba que el concierto estaba llegando a su fin cuando arrancó con el tema “No es lo mismo” , los gritos de “otra, otra” no se hicieron esperar, y Alejandro complació el pedido, tras unos segundos de oscuridad en el escenario, los solos del piano llamaban al tema “¿Lo ves?”. Ni bien terminó esa interpretación,  el cantante siguió con “A que no me dejas”, el público estalló en gritos y alaridos dejando en claro que ese era uno de los temas más esperados de la noche, coreando la canción desde el corazón hasta las lágrimas. La lluvia ya no quiso esperar más y empezó a caer raudamente acompañando el último tema de la noche, “Pisando Fuerte”, y Alejandro dejó su huella una vez más en el recuerdo de sus fans quienes abandonaron el estadio extasiados con emociones que solo un artista de la calidad de Sanz puede lograr. Este es el link donde además podéis ver más fotos. http://www.epa.com.py/2016/04/25/alejandro-sanz-se-re-encontro-con-su-paraiso