Seguir por mail

7 may. 2016

El dulce regreso de Alejandro Sanz

Durante sus 27 años de carrera, el cantautor español Alejandro Sanz ha repetido el mismo ritual: antes de cada concierto se santigua siete veces, entra al escenario con el pie derecho y jamás se quita del brazo las pulseras que sus fanáticas le han regalado. “Sabes que he descubierto que todo lo que hago no es supersticioso, sino que son actividades que están científicamente comprobadas. Funcionan, porque todo sale perfecto. Así que son mecanismos, no supersticiones”, argumenta Sanz, que cumplirá 48 años en diciembre. “Hace un calor de miedo acá en Miami”, comenta al otro lado de la línea telefónica. El madrileño volverá esta semana a Colombia para ofrecer dos conciertos. El primero será en Bogotá, este sábado 14 de mayo, en el Centro de Eventos de la Autopista Norte, y el martes 17 lo verán en Medellín, en la plaza de toros La Macarena. Después de su paso por Centroamérica (Panamá, Honduras, El Salvador y Nicaragua), el reencuentro de Sanz con sus seguidores colombianos será edulcorado, tal como promete el título de la gira y de su décimo álbum grabado en estudio, ‘Sirope’ (jarabe con el que se endulzan bebidas y postres). El artista, ganador de tres Grammys anglo y 17 Grammys latinos, promete que estará dos horas sobre el escenario. Allí alternará las composiciones contenidas en ‘Sirope’ (‘Un zombie a la intemperie’, ‘A que no me dejas’ y ‘Capitán tapón’, por ejemplo), con temas clásicos de su repertorio, como ‘Corazón partío’, ‘Amiga mía’, ‘Pisando fuerte’, ‘No me compares’, ‘Quisiera ser’, ‘Looking for Paradise’ y ‘Si tú me miras’. “El show del Sirope es como contar mi historia al revés: empiezo por la última canción que escribí y termino con la primera que hice. Y en medio hago un repaso de mi repertorio con versiones nuevas y arreglos distintos”, adelanta.
Los arreglos de esta gira están llenos de ‘beats’ y sonidos electrónicos…
Sí. Pisando fuerte no la cantaba desde la primera gira. Y la estoy cantando ahora, pero con un arreglo superdistinto, para poder adaptarla. La letra no es como para cantarla ahora, el show de adolescente pues ya no me queda (risas). Se trata de que la gente la pueda disfrutar, porque tuvo mucho éxito en su momento. Así que la incluimos en el repertorio, pero con un sonido que no chirriara.
Es la tercera vez que participa como jurado en el ‘reality’ ‘La Voz’ (dos veces en España y ahora en México). ¿Qué lo atrae de este formato televisivo?
Me gusta hacer de jurado porque es música en televisión. Además, es una inyección de energía ver a estos chicos, la ilusión con la que entran, esas ganas. Es recordar un poco lo mismo que proyectabas cuando empezabas. Es muy difícil y es mucho trabajo, pero me encanta.
Usted siempre ha estado muy dispuesto a compartir con nuevos artistas…
Si lo miro desde el punto de vista egoísta, es porque me aporta mucho. Pero, además, creo que hay voces y gente que tienen que ser escuchadas y que se merecen el apoyo. Ahora mismo es muy difícil que las compañías discográficas firmen artistas nuevos, no quieren invertir dinero porque alegan que ya no se venden discos. Todo ha cambiado mucho. Hoy, conseguir que un artista se destaque es muy complicado. Entonces, echarles una mano y acompañarlos un poquito es lo mínimo que puedo hacer por devolverle a la vida todo lo que me ha dado a mí.
Son muy fuertes sus vínculos con los artistas colombianos. ¿Tiene proyectos con alguno en un futuro cercano?
Tengo muchos amigos colombianos con los que he trabajado: Shakira, Juanes... Carlos Vives me ayudó en un disco que hice para Médicos sin Fronteras, con el fin de ayudar a los niños de Zimbabue. Ahora mismo estoy con J Balvin en ‘La Voz México’... A Chabuco lo admiro y lo quiero mucho, porque tiene un corazón enorme, no solo para querer, sino para cantar y hacer música. Y, claro, es de los artistas con los que me encantaría volver a hacer algo (juntos grabaron el tema ‘Eso’). Y, por supuesto, con Vives, que ya cantó en este disco, pero me gustaría hacer algo más con él.
¿Cuál es su secreto para reinventarse todo el tiempo?
Siempre voy con toda la energía e intento corresponder el cariño de la gente. Lo que hago es entregarme al 100 por ciento en el escenario, así nunca se falla, incluso si no estás bien anímicamente o no te levantaste con el mejor cuerpo. La gente no paga una boleta para ir a ver sufrir a alguien en el escenario. Ellos quieren encontrarse con alguien que les transmita lo que sintieron escuchando sus canciones. Si tuviera que salir a patinar, lo haría cagado de miedo, pero, por fortuna no patino, sino que salgo a hacer lo que hecho toda mi vida y que es lo que más me gusta hacer: cantar.
¿Cuándo y dónde? En Bogotá, Sanz compartirá con la bogotana Paula Arenas. Sábado 14 de mayo, 8 p. m., Centro de Eventos Autopista Norte. Boletas: entre $ 150.000 y $ 224.000. En Medellín, estará la mexicana Paty Cantú. Martes 17 de mayo, 8 p. m., plaza de toros La Macarena. Boletas: entre $ 125.000 y $ 300.000. Disponibles en Tuboleta.com. SOFÍA GÓMEZ G. Redactora de ELTIEMPO
Este es el link: http://www.eltiempo.com/entretenimiento/musica-y-libros/el-dulce-regreso-de-alejandro-sanz/16585777