Seguir por mail

22 may. 2016

Una noche con “sabor a Sirope”

Tras agotar una agenda de conciertos que inició en julio del pasado año con su gira que lo lleva por Europa y Latinoamérica, Alejandro Sanz hizo su parada en República Dominicana para deleitar con su “Sirope Tour”. Con un repertorio que hace un recorrido desde su primer álbum, lanzado en 1991, hasta el último, el cual data del 2015, el cantautor español cautivó a un público que llenó el Palacio de los Deportes del Centro Olímpico. A las 9:10 de la noche, las dos pantallas colocadas en los extremos del escenario proyectaban el mensaje: “Yo de pequeño tenía un sueño”, a la vez que sus nueve músicos y coristas salían desfilando por el lado izquierdo acompañados de un Alejandro Sanz que lo primero que hizo al salir a la luz fue besar la escalera por donde subiría y agradecer al público que lo aclamaba con algarabía. Con guitarra en mano, el cantautor español interpretó “El silencio de los cuervos”, y de inmediato se dirigió a la audiencia luego de aproximadamente dos años de ausencia. “Que alegría esta reunión. República Dominicana gracias por permitirme cantar aquí esta noche. Es un placer. Me da mucho gusto volver. Este es el último concierto de esta parte de la gira”, dijo para subir la emoción de los presentes. El tour lo retomará el ocho de julio en su natal España. Su entrega musical continuó con “Desde cuándo”, “Quisiera ser”, “No me compares”, “La música no se toca”, “Camino de rosas”, “Labana”, Corazón Partío”, “Zombi a la intemperie” y una mezcla de sus éxitos “Amiga mía”, “Y, ¿Si fuera ella? y “Mi soledad y yo”. Con un escenario compuesto por pantallas led y luces que formaban múltiples triángulos que colgaban, subían, bajaban y se desplazaban desde el techo, el cantante de 47 años no paraba de agradecer tras cada interpretación. Se paseaba por la tarima y recogía los letreros que alcanzaba y hasta una bandera recibió, la cual levantó con entusiasmo. Con una tercera guitarra y con la sonrisa e intensidad que lo acompañó toda la noche, Alejandro Sanz invitó a su corista Sara Devine para interpretar “Looking for Paradise”, la cual grabó junto a la estadounidense Alicia Keys en el 2009 para su álbum “Paraíso Express”. “Esta canción va dedicada a RD, porque es un paraíso”, dijo. El momento de la pausa y los ruegos había llegado, y después de cantar “No es lo mismo” y preguntarle al público dónde ponía todo eso que sentía, desapareció brevemente. Sin embargo, el público estaba consciente de que no se había ido. Sanz regresó al escenario y bromeó diciendo: “Aquí es donde yo hago como que me voy y ustedes dicen ‘¡otra!’”, se retiró nuevamente para encontrarse con un público muy obediente. Preparándose para el final, el intérprete de “A que no me dejas”, sin nada más que él y su piano, cantó “¿Lo ves?”, “Capitán tapón”, donde cedió el relevo a su pianista. Agradeció una vez más y al ritmo de “Pisando fuerte”, pero en una versión electro, embasó su sirope y con el mismo desfile que llegó se retiró a las 11:00 de la noche del Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto. La cantautora Covi Quintana fue la encargada de preparar el escenario para Alejandro Sanz en su paso por Santo Domingo. “¡Estoy muy emocionada! Él mismo (Alejandro Sanz) fue quien me eligió. No sé cuáles eran sus opciones, pero él fue quien eligió directamente la contraparte”, dijo la cantautora a el Caribe. Covi Quintana se encuentra preparando su segundo álbum, el cual tendrá de 12 a 15 canciones y algunas colaboraciones aún no confirmadas. Interpretó, entre otras, “Ojalá” y “Amor amor”. Este es el link: http://www.elcaribe.com.do/2016/05/23/una-noche-con-ldquosabor-siroperdquo