Seguir por mail

14 oct. 2012

Alejandro Sanz se estrenó en el Foro Sol

Al grito de "México" y "vámonos", Alejandro Sanz se estrenó anoche en el Foro Sol, como parte de su gira 2012, ante más de 50.000 seguidores durante 120 minutos. Nervioso como un alumno que se enfrenta a un examen, así confesó estar Alejandro al salir al escenario del Foro Sol, que empezó a las 21:30 horas, 60 minutos más tarde de la hora pactada; de ahí que el público empezaba a impacientarse, pues pocos fueron los que se enteraron que Alejandro decidió retrasar la cita por medio de su twitter. Aunque la molestia de algunos de sus invitados también se produjo porque previo a la aparición de Sanz, sus pupilos del reality musical "La voz" tomaron el escenario, por casi media hora; y los asistentes que, para entonces ya casi habían llenado El Foro Sol, deseaban verlo a él. No obstante, apenas apareció el anfitrión en el escenario y los ánimos se transformaron, las mujeres, que eran mayoría, gritaban, bailaban y hacían todo con tal de que su ídolo les dedicara una mirada. "Qué nervios, ¿no? Esta era la noche soñada por mí desde hace muchos años, poder estar aquí", expresó el intérprete de "Corazón partío". Después de presentar "Llamando a la mujer", "Cómo decir sin andar diciendo" y "Se vende", temas de su reciente producción "La música no se toca" el cantautor habló a las 51 mil 237 personas que asistieron al concierto. "Esta noche se ve esto muy bonito. Muchas gracias. Esta noche presentamos algo especial. Ojalá que todos consigamos cosas bonitas y sea provechosa de algún modo". Temas como "Desde cuando", "Camino de rosas", "Nuestro amor será leyenda", "El alma al aire", "Quisiera ser" fueron interpretadas brevemente, así como "Camino a casa" ante la que dijo."¡Que noche más buena! ¡Que noche más buena nos ha regalado el "cenzontle"!". "No me hagan llorar, no me gusta, esta noche daremos todo arriba del escenario y esta reunión no será en balde", dijo Sanz, quien en un momento se colocó en el cuello la bandera de México y provocó una emotiva reacción de sus seguidores. Situación similar se producía cada vez que Alejandro se dirigía a sus invitados; pues apenas se reproducía su voz, la cual se escuchó con gran claridad gracias al sofisticado equipo de producción que hizo amalgama perfecta con el juego de luces; y la emoción e idolatría de sus admiradoras era la constante por todas las filas, lo mismo en la zona Vip, que en el área general y en las gradas.“¿Les dije que se veían muy atractivas esta noche?, ¿se los dije o no?”, expresó con un tono provocativo que provocó los gritos ensordecedores de sus invitadas. "Es que siempre se me olvida lo importante, pues se ven muy guapas y muy guapos. Este es un momento bonito del concierto. Todo es emocionante, pero este momento es especialmente emocionante, porque quiero invitar a un amigo, es un artista de diez, es un compositor de diez, es un amigo de diez, es un mexicano de diez, es el señor Mario Domm", expresó Sanz de su invitado, Mario Domm que fue recibido con aplausos, no más de los que ambos recibirían al cantar "Lo ves" y "Mientes". “No me compares” siguió en el repertorio de Alejandro que continuó muy conversador con el público y que también se dio tiempo para compartir los aplausos que recibió con sus coristas Jackie, Katy y July y sus músicos. Y quiso hacer un guiño a su esposa, Raquel Perera, con quien se casó el pasado mayo, dedicándole el tema "Mi marciana". El romanticismo que distingue a su repertorio dio un giro cuando ofreció “Looking Paradise”; por lo que el ritmo bailable del tema contagió a sus fans; a las que volvió agradecer su cariño.“Me encantaría tener unos brazos largos para abrazar a todas, Dios me las cuide, les agradezco desde el fondo de mi corazón”, expresó al tiempo que acariciaba una bandera tricolor que le habían lanzado y que portaba como bufanda. Ese fue el preámbulo del adiós; pues con “La música no se toca” se despidió, aunque volvió en dos ocasiones más para cerrar definitivamente con “Amiga mía” y “¿Y si fuera ella?".