Seguir por mail

30 jun. 2013

Alejandro Sanz: "El éxito nos separa de lo común, no es necesario"

Alejandro Sanz se hizo, como dirían las folclóricas, las américas para rodar su gira, La música no se toca, presentación de su noveno trabajo discográfico. El verano lo pasa en casa, poniendo picas en estadios y polideportivos reventones de público. El miércoles, a las 22 horas, toca escala en la plaza de toros de Palma.
–¿Por qué es importante saber reponerse más de los éxitos que de los fracasos?
De los dos hay que saber aprender. Los fracasos nos hacen humanos y son necesarios. Con el éxito sucede lo contrario: nos separa de lo común y hay que tener muy claro que no es necesario. Lo importante es trabajar con sinceridad y humildad, y si encima te ocurre como a mí, que me dedico a mi pasión, eso es una gran suerte.
 –¿A quién avisa de que la música no se toca?
A todos nosotros, tenemos que cuidar las cosas importantes que son parte de nuestras historias, como la música. Es deber de todos cuidarla como se merece.
–Frente a montajes más mastodónticos, esta gira propone un escenario más compacto e íntimo. ¿Qué conceptos manejaba a la hora de plantear los directos?
Una de las cosas que más me gustan precisamente de la gira es que puede generar momentos íntimos y en la canción siguiente crear un ambiente explosivo, lleno de energía. Es un directo con cambios de atmósfera, impactante. Lo importante para mí desde un principio ha sido crear un concepto acorde con el repertorio, que en todo momento estuviese dirigido a complacer las expectativas del público que viniese a disfrutar del concierto. Eso es, sin lugar a dudas, lo más importante, que la gente se vaya satisfecha y feliz del concierto.
–¿Qué le ha aportado a su música un cambio de discográfica después de 20 años en la misma casa?
Guardo un gran cariño y respeto por mi anterior casa discográfica pero, como ocurre en todas las relaciones personales o profesionales, era necesario cerrar un ciclo e iniciar uno nuevo. En Universal tengo la suerte de contar con un equipo magnífico que ha sabido acompañar con una energía increíble ese inicio de nueva etapa.
–Un promotor decía recientemente que el único artista que está de gira de verdad este verano es usted. Se refiere a que sigue llenando estadios como en los años en los que la música no se tocaba...
Me siento muy afortunado de poder compartir mi música con tanta gente, de poder subirme a tantos escenarios en una misma gira en España y fuera a emblemáticos como el Radio City Music Hall de Nueva York, o multitudinarios como el Foro Sol de México. Gracias a esta gira se da trabajo a mucha gente en cada concierto, promovemos la cultura española y llevamos con mucho orgullo la «marca España» por todo el mundo. Me siento orgulloso de poder decir esto, pero también me preocupa y apena que muchos compañeros artistas no puedan hacerlo.
–¿Qué sonido buscaba en la producción de La música no se toca junto Julio Reyes?
Julio Reyes, además de ser una persona magnífica, viene de la música clásica y se nota en la producción de las canciones. Buscábamos un sonido sinfónico. Ha sido un placer hacer con él este disco.
–¿Qué trampa encierra la nostalgia de los fans?
Cuando se me pregunta por mis fans se me hincha el pecho de orgullo. Tengo los mejores fans del mundo. La mayoría ha seguido mi trayectoria desde jóvenes y hemos crecido juntos. La nostalgia no sólo la sienten ellos, es mutua. Los necesito y me debo a ellos, a su entrega y su apoyo.
–¿Escucha sus primeros discos? ¿De qué forma se reconoce en ellos?
Son parte de mí, no podría no reconocerme en ellos. Los escucho de vez en cuando y cada vez descubro momentos nuevos y sensaciones nuevas.
–¿Por qué tiene tan mala prensa la balada?
No creo que eso de la mala prensa sea generalizado. La balada es un género muy grande que cuenta con maravillosos representantes, como Elvis Presley o Armando Manzanero...
–¿Qué aprendió durante el retiro de 2006?
–Que es necesario parar, observar y tomar aire antes de seguir. Una parada en el camino para reflexionar es buena de vez en cuando.
–¿Sigue componiendo de noche?
–Me gusta mucho la soledad de la noche para escribir, tiene algo de mágico y secreto que me maravilla.