Seguir por mail

16 dic. 2013

Sombra, productos de la finca de Alejandro Sanz

"Es un proyecto que nace de la ilusión, del cariño que Alejandro le tiene a esta tierra. Algo artesanal, casi para amigos. Algo muy romántico" nos cuentan desde el entorno del cantante. Alejandro Sanz hace casi 10 años se compró en "la Galicia de Extremadura" una finca que se ha convertido en su refugio más privado: 32 hectáreas en Jarandilla de la Vega, Cáceres, donde tiene su propio huerto, cuida de sus gallinas, gallos, capones, monta a sus caballos. La finca la creó uniendo varios secaderos de tabaco. Tiene 12 hectáreas de bosque de roble, más de 300 higueras, 600 olivos y 800 castaños. Durante años sólo entre sus más íntimos, Alejandro, repartía conservas fabricadas en la propia finca: tomates, pisto, guindillas, pimientos, incluso su propio aceite... Pero desde hace apenas un mes ha sacado al mercado su primera línea de productos bajo el nombre de "Sombra por Alejandro Sanz". Excepto sus íntimos pocos conocían de esta afición del cantante. Todo proviene de la finca "El sueño de los Parrales". De producción ecológica y auténticamente artesanal, de hecho el aceite se elabora en una almazara que hay al lado de la finca. "Hay 4 personas trabajando. Es una producción muy pequeña, que sólo se adquiere por internet en dos portales de venta de amigos. De momento hay tan sólo dos lotes de productos. Uno de tres mermeladas y otro de aceite". Pero la esencia de Alejandro no está sólo en los productos, sino también en el diseño de la marca. El cantante lo ha cuidado todo al detalle. "Sombra por Alejandro Sanz" se representa con un árbol con brotes verdes bajo una nube que descarga agua. Un dibujo realizado por su hija Manuela. La hija de Alejandro hizo el dibujo en casa de su amigo Pepe Barroso, que también tiene una finca en la zona, cuando tenía algo más de cinco años. "Ese día llovía, por eso Manuela pintó una nube y lluvia. Desde entonces Alejandro llevaba pensando en hacer algo parecido. Ya años anteriores a amigos le había regalado sus propias conservas", nos cuentan desde su círculo íntimo. El proyecto, de momento modesto, ambiciona a más y Alejandro no descarta en un futuro elaborar también su propio vino, de hecho, ya ha comenzado la plantación de vides.